El Sevilla FC recibe a un necesitado Mallorca que busca el milagro de la salvación. Los de Vicente Moreno se encuentran con 32 puntos y no dependen de sí mismos, pues necesitan que Alavés y Celta de Vigo no venzan sus partidos. Con todo ello, son conscientes de la dificultad que entraña vencer en el Sánchez Pizjuán, pero saber que no tienen nada que perder los hace un equipo más peligroso y que, además, llega motivado tras su última victoria.

El esquema que utiliza Vicente Moreno es un 4-4-1-1 que muta en función del contexto y rival hacia un 4-2-3-1 o incluso el 4-3-3. Se trata de un equipo reactivo que no mantiene altas cuotas de posesión. La portería la sostiene el veterano Reina, custodiado por jugadores como Valjent, Raíllo o Xisco Campos. Los laterales, con vocación ofensiva, son de Lumor o Fran Gámez por la izquierda y Pozo por la derecha. En la sala de máquinas se encuentra el doble pivote preferido por Vicente Moreno: Salva Sevilla y Baba. El ex del Betis suele flotar por el costado izquierdo para buscar asociaciones, mientras que el ghanés hace más de «coche escoba» para impedir transiciones rivales.

En el ataque puede contar con muchas opciones el entrenador del conjunto mallorquín. Desde usar extremos como Dani Rodríguez, Kubo o Lago Junior hasta emplear a jugadores con más vocación interior como Febas, que suele jugar por detrás de delanteros como Budimir, Cucho o Abdón Prats.

Claves

Posible once de Vicente
  • El Mallorca no le pierde la cara a ninguno de sus encuentros e intenta competirlo con lo máximo que tiene. Su principal amenaza es Kubo, indescifrable para las defensas y con mucha capacidad para atraer y liberar. Deberá extremarse sobre él mucha vigilancia.
  • Budimir es la principal referencia tanto en salida como goleadora. El Mallorca busca entrar por los costados, pero no duda en jugar directo aprovechando el buen juego de espaldas del croata.
  • Este Sevilla tan compacto y fiable es difícil de superar, pero si no se afronta el encuentro con la mentalidad necesaria, el Mallorca puede poner en apuros. En juego hay algo más que tres puntos y cada jugados hispalense debe salir al verde consciente de ello.