El italiano Daniele Orsato, de 44 años, fue el encargado de arbitrar este martes el partido correspondiente a los Cuartos de Final de la UEFA Europa League, que enfrentaron en el MSV Arena de Duisburgo al Wolverhampton Wanderers y al Sevilla FC, equipo que finalmente logró el pase a la semifinal de la competición. En el VAR se encontraba el también italiano Massimiliano Irrati, de 41 años.

No hubo demasiadas faltas a lo largo de los 95 minutos de duelo, sólo 17, de las cuáles 8 cometió el conjunto inglés, por 9 de los hispalenses. Orsato amonestó a dos futbolistas del Wolves (Saïss y Neves), y a uno del Sevilla FC (Diego Carlos).

Minuto 11: penalti de Diego Carlos a Traoré. La carrera imparable del futbolista español sólo pudo ser detenida por el brasileño cometiendo una falta dentro del área que fue señalizada como pena máxima. El contacto existe, llega tarde y derriba al oponente. Bien pitado.

Penalti de Diego Carlos a Traoré

Sobre si el penalti, detenido por Bono, tuvo que repetirse o no, creemos que el talón del guardameta está tan cerca de la línea de gol, que mandar a repetir la pena máxima por eso habría sido muy riguroso, y Bono tampoco se aprovecha de ello para acabar despejando el balón.

Momento del lanzamiento del penalti

Minuto 54: se protestó una mano del Wolves dentro del área. En la repetición se ve como el esférico da en el cuerpo y sube hacia la mano, viene de un rebote y en ningún caso hay nada punible en esa acción.

Poco más que comentar de un partido muy intenso y disputado que acabó con la clasificación sevillista para la semifinal de la Europa League. La nota final para el conjunto arbitral es un 8.