El Sevilla FC sigue haciendo historia con su sexta final de la Europa League tras superar al Manchester United en Alemania. Los pronósticos de portales de prestigio de 888Sport.es sitúan como favorito al conjunto ‘red’, pero la competitividad del equipo de Julen Lopetegui le ha situado a un paso de otro título europeo, que en esta ocasión peleará ante el Inter de Milán.

La relación del Sevilla con la Europa League es idílica. Cinco finales en el siglo XXI y cinco triunfos, cada una con sus peculiaridades, aunque todas ellas con idéntico final: la afición de Nervión celebrando el título. El primer éxito del conjunto rojiblanco en esta competición, hereditaria de la UEFA, se produjo en 2006, cuando Adriano, Kanouté y Baptista se deshicieron del Middlesbrough inglés con un incontestable cuatro a cero en la localidad holandesa de Eindhoven. Nadie por entonces hubiera pensado que ése sería el primero de los cinco trofeos de Europa League que el Sevilla conseguiría durante los siguientes diez años. Un título cada dos temporadas, brillante.

Solo hubo que esperar un año para volver a ver al Sevilla tocando el cielo. La fortuna le sonrió a lo largo del torneo. Todos recuerdan aquel gol de Palop en Donetsk que evitó la eliminación de los suyos. El destino deparó una final española entre el conjunto andaluz y el Espanyol de Barcelona, que terminó en tablas, y que el primero se llevó desde los once metros. A partir de ahí, hubo unos años de transición en los que el Sevilla logró su pase para la Champions, pero en los que fue cayendo en la fase de grupos salvo alguna clasificación esporádica para los octavos.

Hubo que esperar al año 2014 para volver a ver al Sevilla campeón en Europa. Turín acogió una de las finales de la Europa League más descafeinada, ya no solo por lo aburrido del partido, sino también por el mal aspecto que presentaban las gradas debido al gran número de localidades reservadas para la UEFA que no fueron ocupadas. Más allá de esa circunstancia, el equipo que por entonces entrenaba Unai Emery superó al Benfica en la tanda de penaltis para sumar su tercer título. Se iniciaba entonces una etapa gloriosa de tres años en la que el técnico vasco levantó de forma consecutiva tres títulos continentales.

Un año después, de nuevo el Sevilla en la final de la Europa League tras haber caído previamente en la fase de grupos de la Champions. El Dnipro ucraniano fue su rival en un partido disputado en Varsovia. Los goles de Krychowiak y Carlos Bacca remontaron el tanto inicial del rival y llevaron el trofeo al Sánchez-Pizjuán. Tan solo un año después, la víctima fue el Liverpool de Jurgen Kloop, que empezaba a mostrar las buenas maneras que años después le llevarían a ser campeón de Europa y de la Premier. El estadio Jakob Park de Basilea asistió al doblete de Coke Andújar, gran protagonista de la final, y a nuevo título de Europa League del Sevilla, el quinto de su historia, que convierte al club sevillano en el rey absoluto de la competición.