El inglés Anthony Taylor, de 41 años, fue el encargado de dirigir el partido correspondiente a la final de la Supercopa de Europa disputada en el Puskas Arena de Budapest, y que midieron al Bayern de Munich, campeón de la Champions League; y al Sevilla FC, campeón de la Europa League. En la sala VOR se encontraba el también inglés Stuart Attwell, de 37 años. Los alemanes acabaron alzando el trofeo tras imponerse por 2-1 en un duelo que acabó en prórroga.

Hasta 32 faltas se indicaron a lo largo de los 120 minutos: 15 cometidas por el Bayern, por 17 del Sevilla FC. Anthony mostró dos cartulinas amarillas al equipo de Flick (Alaba y Lucas Hernández), por cinco al conjunto de Lopetegui (Jordán, Koundé, Fernando, Escudero y Pablo Sanz, segundo entrenador). En este aspecto hay que comentar que el colegiado debió mostrar alguna tarjeta más al cuadro bávaro, que se libró en varias ocasiones de la amonestación por varias faltas que lo merecían.

Minuto 9: penalti de Alaba a Rakitic. En las imágenes se ve como el defensor del Bayern le pone la pierna y derriba al croata. Penalti existente.

Penalti de Alaba a Rakitic

Minuto 50: gol anulado al Bayern por fuera de juego de Lewandowski. En principio el tanto sube al marcador pero desde el VAR avisan de la posición ilegal del delantero. Acierto.

Fuera de juego de Lewandowski

Minuto 63: gol anulado a Sané por falta de Lewandowski a Escudero. En la repetición se observa como es el lateral del Sevilla FC el que se echa hacia atrás sobre el cuerpo del futbolista polaco, que no hace falta. El tanto debió subir al marcador.

La falta indicada por el colegiado

Esas fueron las jugadas más polémicas de la final. Podemos decir que Anthony Taylor estuvo demasiado permisivo con las faltas del Bayern, y que no acertó en ese segundo tanto anulado a los alemanes, sí en el primero y en el penalti. La nota final para el conjunto arbitral es un 6.