Con la temporada a la vuelta de la esquina y con la incertidumbre que aún a día de hoy rodea al fútbol femenino, Noelia Ramos, una de las voces autorizadas del cuadro dirigido por Cristian Toro, atendió los micrófonos de Nervioneo.com telemáticamente para contarnos las sensaciones que se viven en el vestuario sevillista, como han vivido la pandemia que acabó por paralizar la competición o sus sensaciones en la que será su tercera temporada en el conjunto de Nervión.

La guardameta canaria, internacional con las categorías inferiores de la selección española, espera con ganas el inicio de la temporada y es que tras un primer año donde se hizo con la titularidad de forma indiscutible por delante de Noelia Gil, el año pasado con la llegada de Cata Coll y Sara Serrat tuvo menos minutos de los esperados.

 

PREGUNTA: Nos vamos al mes de marzo donde se paraliza todo, ¿cómo has vivido la pandemia y el confinamiento?

NOELIA RAMOS: La pandemia nos ha pillado a todos de imprevisto. Hemos estado muy asustados pero cuando finalizó el confinamiento al fin pudimos regresar a casa y estar con la familia, y al menos te sentías protegido. Entrenábamos pero sintiéndonos seguro.

P: La situación que está viviendo el fútbol femenino en España, parado desde marzo, es surrealista, ¿cual es tu opinión al respecto?

N.R.: Ha costado volver al futbol femenino y creo que es fruto de que estamos en el camino pero nos queda mucho por recorrer y tenemos que seguir sin bajar la guardia, dando pasos cortos. Estamos en continua evolución y la diferencia con años anteriores es abismal. Mirando desde el lado egoísta somos profesionales, pero aún cuesta que se nos tenga en cuenta. Aunque estamos contentos de que desde el club se nos trate igual que al masculino en todos los aspectos.

P: Nos vamos al año pasado y Noelia pasa de ser titular indiscutible al ostracismo. 

N.R.: Si que el año pasado fue bastante duro y me ha servido como aprendizaje, sobretodo mentalmente. En este caso aprendí con golpes, inesperados algunos. Vengo con fuerza, con ilusión y con las ganas de que el club haya apostado por mi. Tengo mucha fuerza acumulada del año pasado.

P: Tras un año duro mucha gente pensaba que tu etapa en Sevilla había acabado, ¿hubo ofertas?

N.R.: Ofertas hay siempre pero creo que más allá del fútbol hay que mirar estabilidad, tranquilidad y sentirme feliz en un lugar. Aquí he vivido buenos momentos. Ojalá triunfar y conseguir grandes cosas.

P: Centrándonos en el presente y tras un mes entrenando, ¿como ves al equipo en este nuevo proyecto?

N.R.: Pues me gusta mucho el equipo que estamos formando. Tenemos muy buen grupo, tenemos muy buen ambiente y eso es clave en el vestuario. Somos una plantilla joven, tenemos ganas de comernos el mundo y todo es cuestión del trabajo diario. Queremos ser un equipo que se nos respete y queremos hacer grandes cosas. Queremos dejar el Sevilla en lo más alto y tenemos la responsabilidad de emular a nuestro equipo masculino, no todos pueden presumir de jugar en el vigente campeón de Europa.

P: Además de una temporada por delante a este equipo está a solo dos partidos de un título, ¿tenéis ganas de que se le ponga fecha?

N.R.: Tenemos mucha ilusión por esa Copa de la Reina y aunque jugamos ante un duro rival porque no vamos a creer. El míster nos ha inculcado que podemos ganarle a cualquiera. Sabemos que el Barcelona es uno de los mejores equipos del mundo pero nosotras vamos con esa ilusión extra y por qué no soñar. Suena cortito el tenerlo a dos pasos y queremos conseguir el primer título de la sección en su historia.

P: Se hace raro entrenar sin tener aún la fecha del comienzo, ¿no?

N.R.: Todo futbolista quiere entrenar para competir. A pesar de la rareza de todo hemos hecho una buena pretemporada y a pesar de las dudas de la competición nosotros hemos tenido el objetivo de llegar lo mejor posible. El grupo está contento y ahora que estamos en el tramo final solo nos queda seguir poniéndonos a tono para llegar a tope al primer partido.

P: A pesar de su juventud es una de las veteranas del plantel, ¿qué le dices a las nuevas y a las más jóvenes?

N.R.: Siempre digo que quien tenga la oportunidad de vestir esta camiseta es afortunado y se lo digo a todas. Este es un club que apuesta mucho por las jugadoras jóvenes y por su cantera, y está dando sus frutos. Ahí están las Olga, Almudena, Alba… tienen que preocuparse en ir a entrenar, jugar al fútbol y luchar por sus sueños siguiendo adelante. No todas tienen la suerte de hacer lo que más les gusta y de hacerlo en el equipo de su vida, y eso hay que valorarlo.

P: Este año el equipo tiene el objetivo de seguir dando pasos en la Liga Iberdrola, ¿el objetivo debe ser más ambicioso?

N.R.: Todos los equipos se han reforzado bien pero creo que tenemos un equipo con hambre, un proyecto ambicioso y queremos mirar hacia arriba. Es muy importante comenzar con buen pie, pero espero y deseo contar en unos meses que estamos arriba luchando y dejar de mirar hacia abajo. El club cada año se propone estar de mitad de tabla arriba aunque no hace falta ni decir que lo principal es conseguir cuanto antes la salvación.

P: Antes hablabas del trato igualitario del club con ustedes, ¿sienten el apoyo y la cercanía del presidente, Monchi…?

N.R.: Desde el primer día que llegué he sentido cercanía. El trato en la Ciudad Deportiva es excelente. Vivimos como profesionales y podemos disfrutar de ello. El club mira igual el masculino y el femenino, y eso nos hace saber que estamos en el camino correcto. Todos, empezando por Monchi y terminando por el personal del club (utilleros, médicos, analistas…) nos trata genial. El Sevilla es una familia que antes de formar futbolistas forman personas.