Cayó el Sevilla (1-0). Ocho meses después. Y lo hizo de la manera que menos corresponde a la identidad que este equipo ha adquirido. Un fallo de novato por parte de Joan Jordán que dejó al equipo con uno menos muy pronto. Mucha ventaja para el excelentemente trabajado Granada, que no perdonó el regalo.

Tras el fatídico parón de selecciones (con bajas como la de Koundé incluida) Lopetegui apostó por un par de cambios en el once. Sergi Gómez sustituía al francés; con Escudero en la izquierda y dos grandes novedades arriba: Munir en banda y arriba Carlos Fernández. Oportunidad para el canterano en un partido muy especial para él.

Los primeros minutos invitaban al optimismo para el espectador neutral. Dos ocasiones clarísimas del Granada a balón parado que hicieron sacar las dudas en la zaga sevilllista. Por parte de los nervionenses, un remate de Joan Jordán en posición inmejorable que se marchó muy desviado. A partir de ahí el protagonismo del partido se desvió hacia el colegiado. Minutos muy broncos, con numerosas interrupciones interpretadas de manera más que ambigua por González Fuertes.

Nadie se mostraba a gusto en el encuentro, y para más inri tanto Domingos Duarte como Escudero tuvieron que ser sustituidos por lesión. Igualdad muy repartida, hasta que en el último minuto de descuento, una imprudencia de Jordán deja al equipo roto, con dos amarillas en 30 segundos. Partido nuevo justo antes que los equipos caminaran hacia el túnel de vestuarios.

Tras la reanudación Lopetegui tuvo que echar mano al banquillo  para contrarrestar la inferioridad numérica, apostando por las galopadas de Ocampos y el remate de De Jong, sustituido por un inadvertido Carlos Fernández. No tardaría mucho en funcionarle el plan cuando en una carrera del argentino, Munir ( de lo mejor del Sevilla hoy) estrellaba el balón al poste izquierdo de la portería de Rui Silva. Sin embargo, fue sólo un espejismo.

El Granada es un equipo espectacularmente confeccionado, y sabía que una oportunidad como la que se le presentaba no podía dejarla escapar. El conjunto nazarí dio un paso adelante; y las tuvo muy claras, como el remate a bocajarro de Puertas desviado a córner por Bono. Diego Martínez olió la sangre, puso a Machís y al decisivo Yangel Herrera en el campo. El futbolista venezolano enganchó un centro de Foulquier; ante la pasividad sevillista, para poner en ventaja a los suyos.

A partir de ahí, el Sevilla no tuvo capacidad de respuesta, fruto del cansancio después de haber intentado mantener el resultado. Dura derrota que hace poner los pies en la tierra al equipo tras un parón en el que se ha hablado de muchas utopías futbolísticas. Le queda mucho por recorrer al equipo de Lopetegui, que ha cambiado bastante de la temporada pasada a esta aunque no lo parezca. Muchos futbolistas deben ir dando pasos hacia adelante y no se me ocurre mejor escenario que el martes. Plaza grande, Stamford Bridge.

 

Datos del partido

  • ALINEACIONES
    • Granada CF: Rui Silva, Carlos Neva, Domingos Duarte, Germán Sánchez, Foulquier, Montoro, Gonalons, L. Milla, Kenedy, Antonio Puertas, Soldado
    • Sevilla FC: Bono, Escudero, Sergi Gómez, Diego Carlos, Jesús Navas, Fernando, I. Rakitic, Joan Jordán, Carlos Fdez, Suso, Munir
  • GOLES
    • 82': Herrera (1-0)
  • TARJETAS
    • Amarillas: Fernando (10'), Gonalons (30'), Foulquier (40'), Joan Jordán (48'), Antonio Puertas (71'), Fede Vico (85'), Vázquez (91')

Resumen del partido