No hay tiempo para más. Tal día como ayer, 5 de octubre, a las 23:59, en un escenario atípico e insulso respecto a otras temporadas, el mercado de fichajes de verano puso punto y final. Al menos, hasta invierno, allá por los meses de enero y febrero donde los clubes volverán a tener opción de reforzar o dar salida a algunos de sus jugadores. Puede haber todo tipo de opiniones respecto a la hornada de futbolistas que vestirán la camiseta del conjunto hispalense esta temporada, o, al contrario, las de los jugadores que salen cedidos con el objetivo de formarse y romperla en otros clubes.

Sin embargo, para el dúo que ha vuelto a llevar a la gloria al equipo, Monchi y José Castro, junto al técnico vasco, el equipo es el que es, y ese está en muy buenas manos. Julen Lopetegui confiaba en Monchi “plenamente” en estos últimos e intensos días y seguro que el día de mañana se lo agradecerá. Porque Monchi falla, más bien, poco. Pocas temporadas calamitosas se recuerdan con Monchi al frente de la dirección deportiva. A Suso y Bono, ya fichados oficialmente, y quiénes ya vistieron la camiseta rojiblanca en la segunda mitad de la temporada pasada, hay que sumar las incorporaciones de Iván Rakitic, Óscar Rodríguez, Marcos Acuña, Oussama Idrissi y Karim Rekik. Estos dos últimos se oficializaron en el día de ayer. A excepción de Iván, que vuelve tras su antológica y extraordinaria trayectoria en el conjunto culé, los demás no son jugadores de renombre, sin embargo, esto no es la primera vez que pasa. Monchi ha hecho grandes a muchos jugadores que no los conocía nadie.

El grupo de jugadores que no pisarán como locales el verde del Ramón Sánchez Pizjuán esta temporada son las ya sabidas bajas de Banega y Reguilón al principio del mercado, que se unen a Simon Kjaer, Rony Lopes, Alonso Lara, Juan Soriano, Sebastien Corchia, Amadou, Roque Mesa, Bryan Gil y Alejandro Pozo. Estos dos últimos cedidos a al conjunto armero hasta final de temporada. Algunos, como el caso de Roque Mesa, Corchia o Kjaer dejan de pertenecer al club nervionense, por lo que les deseamos que tengan suerte en sus nuevas etapas.

Habrá gente satisfecha y otra menos satisfecha, pero lo que sí es seguro es que el de San Fernando y uno de los mejores directores deportivos del mundo, nunca defrauda. O muy pocas veces. Si el Sevilla FC ya podía aspirar a todo con ese plantel de la temporada pasada que escribió una nueva página en la historia del club hispalense, con los cerca de 64 millones gastados este verano (y seguramente bien desembolsados) el equipo puede ilusionar, aún más, a una afición que le seguirá llevando en volandas, aunque sea desde el salón de su casa, hasta que el virus deje de comparecer en la vida cotidiana. Motivos para atemorizar a los rivales hay de sobra. Lo que no sabemos es si quedan personas escépticas a los que les deja dudas los jugadores traídos y la plantilla formada por el héroe Ramón Rodríguez Verdejo, “Monchi”.