El italiano Marco Guida, de 39 años, fue el encargado de dirigir el encuentro correspondiente a la cuarta jornada del grupo E de la UEFA Champions League entre el FC Krasnodar y el Sevilla FC disputado en el Krasnodar Stadium, y que finalizó con victoria hispalense (1-2). En el videoarbitraje se encontraba el también italiano Marco Di Bello.

Un total de 25 faltas se indicaron a lo largo de los 95 minutos: 15 cometió el Krasnodar, por 10 del Sevilla. Esto lo resolvió el colegiado con una sola cartulina amarilla en cada bando: Suleymanov en los locales y Jordán en los visitantes.

Como jugadas controvertidas, en el primer tiempo varios jugadores sevillistas reclamaron mano dentro del área del Krasnodar, y efectivamente existió. Sin embargo, y tras ser revisada por el videoarbitraje, no se indicó. Cierto es que no parece claro si esa mano se produce dentro o fuera del área, además de que el balón llega al brazo justo después de un rebote en la propia bota del futbolista rival. No se suelen señalar este tipo de penaltis en esta competición, y en este caso tampoco fue una excepción.

También se reclamó otro penalti del conjunto ruso en la segunda mitad, pero en ningún caso existió al tener el jugador del Krasnodar los brazos detrás de la espalda.

Sin más que comentar, se trató de un encuentro generalmente tranquilo para el conjunto arbitral. La nota final es un 7,5.