El Sevilla FC recibe este sábado al Real Madrid tras el duro correctivo que le infligió el Chelsea en Champions League. Lopetegui apostó todo a este encuentro consciente de que la liga es la prioridad y que el equipo de Zidane se encuentra más vulnerable que nunca. Lleva tres partidos sin ganar en liga y se encuentran cuartos con 17 puntos, aunque con un partido pendiente aún por disputar.

El Real Madrid necesita pocas presentaciones de por sí, pues un equipo casi idéntico al de temporadas pasadas, especialmente las temporadas en las que Zinedine Zidane, principal artífice de un Madrid competitivo, cogió las riendas del equipo. Sin embargo, en este inicio de temporada se está viendo cómo tácticamente es un equipo muy desgastado, con varios jugadores fuera de forma y con una idea global muy dependiente de determinadas figuras concretas.

La primera de ellas es Casemiro. El brasileño es básico para Zidane. Cada vez que no juega, el Madrid sufre en transiciones, pues es el único corrector de campo que dispone. Valverde también desarrolla esa función, pero es más anárquico y tiende a pisar más área que el brasileño. Otra figura clave es Mendy en el lateral zurdo. El francés es un jugador que se impone más por su físico que por su técnica, pero que es indispensable dentro del sistema de presiones que quiere ejecutar Zidane. Su sustituto, Marcelo, está a años luz de lo que fue y se nota mucho la presencia de uno u otro jugador.

Y es que Zidane sigue confiando en los futbolistas que le dieron el éxito y que aún rebosan de calidad. Lo hace desde un 4-3-3 que tiene la presión como mejor arma, pero también tiene doble filo. Un mal día en la ejecución de la misma evidencia las numerosas lagunas que tiene este equipo. Su transición defensiva es pobre y el rival siempre encuentra cómo hacerle daño si sabe cómo correr.

Ante el Sevilla, Zidane podrá contar con los mejores hombres para poder aplicar su plan preferido, salvo la duda de Sergio Ramos, que forzará para jugar contra su ex equipo. Con Benzema como principal referencia, deberá optar por elegir entre Vinicius, Rodrigo, Asensio, Odegaard o incluso Valverde para completar su flanco ofensivo. En la sala de máquinas el trio Modric-Kross-Casemiro parece innegociable, al igual que Mendy en el lateral zurdo. Está por ver quién será la pareja de Varane. Si es Ramos, Nacho irá al lateral diestro; si es el propio Nacho, será Lucaz Vázquez quien ocupe la posición de lateral.

Claves

  • El Real Madrid llega con debilidades como bloque, pero cuando más herido está, más saca los dientes. El miércoles tiene un duelo vital frente al Monchengladbach y Zidane se la juega especialmente en ese duelo.
  • El Sevilla llega con sus mejores hombres descansados, pero eso no garantiza el éxito. Lopetegui deberá conseguir hacer replegar al Madrid y, para eso, necesita robar en buenas zonas y tener una circulación rápida. Ahí sufre mucho el equipo merengue.