Amarga derrota de los de Julen Lopetegui ante el Dortmund. Pese a empezar ganando el Sevilla, gracias a un gol de Suso, los alemanes remontaron y consiguieron ponerse arriba en el marcador por uno a tres. Finalmente, un gol de Luuk de Jong sirvió para recortar distancias y dejar un poco de esperanzas para el partido de vuelta en Alemania. Haaland, imparable.

Bono (6): No pudo hacer mucho más en los goles. Encajó después de siete porterías a cero.

Jesús Navas (4): Volvía al once tras la lesión. Se le vio falto de ritmo y el equipo lo echó en falta tanto en defensa, como en ataque; a él y a sus centros continuos se les echó en falta.

Koundé (5): Cometió algunos errores en la primera mitad. Fue a mejor con el paso de los minutos y fue una variante más por banda en ataque.

Diego Carlos (5): Al igual que Koundé, mejoró en la segunda parte. Firmó una pésima primera mitad. Más contundente al choque en la segunda mitad.

Escudero (4): Se le vio muy superado por Sancho. El desborde y la velocidad del extremo rival desbordaron al lateral sevillista en todo momento.

Fernando (6): De lo poco que se salvó del primer tiempo en el Sevilla. Tras el descanso pasó a jugar de central y el equipo notó, positivamente, su actuación atrás.

Joan Jordán (4): Mal partido el suyo. Nervioso y superado en todo momento. No dio esa pausa que acostumbra. Le costó mucho entrar en contacto con la pelota.

Rakitic (3): Fue el primer cambio al término de la primera parte. No apareció en ningún momento mientras estuvo sobre el verde. Se vio arrollado por el ritmo que propusieron los alemanes.

Suso (6): El mejor en los peores minutos sevillistas. De sus botas, y con algo de fortuna, salió el primer gol de la noche. Se fue apagando con el paso de los minutos y fue sustituido.

Papu Gómez (4): Perdió la pelota en la acción que propició el tercer gol del Borussia. Algo incómodo en la banda. En la segunda parte participó por dentro sin fortuna. Fue sustituido.

En-Nesyri (4): No pudo hacer nada en la hora de juego que disputó. Con él sobre el campo el equipo no generó ocasiones para que las pudiese aprovechar el marroquí.

SUPLENTES

Gudelj (6): Ingresó para darle contundencia al equipo. Jugó toda la segunda mitad y apareció por todas las zonas del campo con muy buen criterio.

De Jong (7): Siempre aparece en las grandes noches. Anotó el tanto de la esperanza para el Sevilla.

Óliver Torres (6): No paró de ofrecerse e intentó cosas diferentes. Puro dinamismo que notó, para bien, el Sevilla.

Munir (5): Se esperaba más de él con su ingreso sobre el campo, aunque aportó ese punto de frescura que necesitaba el equipo.

Óscar Rodríguez (7): Sin duda, el mejor cambio. Revolucionó por completo el partido. Mandó un balón al palo tras lanzar una falta. Asistió a Luuk de Jong en otro lanzamiento de falta, esta vez más alejado. Volvía tras un periodo largo de inactividad por baja, pero pidiendo a gritos más minutos.