El Sevilla FC recibe en Liga al FC Barcelona. Los culés llegan en un mal momento de juego y resultados, pero no por ello son menos peligrosos. Tras la derrota en Copa del Rey ante el propio Sevilla, los de Koeman no atraviesan la senda de la regularidad, pues también cayeron de forma rotunda en Champions League ante el PSG. Eso sí, viene de ganar con contundencia al Elche en liga, lo que le ha permitido estar situado por encima del Sevilla con 50 puntos en tercera posición.

Koeman ha cambiado cosas desde su llegada. Principalmente,  la no sujeción a un único sistema. El holandés lo ha probado todo, incluido el 4-3-3 habitual, en busca de exprimir todas las opciones que puede dar la plantilla. También está brindando oportunidades a jóvenes como Pedri, Araujo, ahora lesionado, o Mingueza, que se han hecho con un puesto fundamental en el once titular.

Pero si alguien está destacando en este Barça a pesar de estas últimas semanas son, con permiso de Messi, De Jong, Dembelé y Pedri. El centrocampista holandés juega donde su técnico le pide, incluso de central, asumiendo diferentes roles y cumpliendo con creces en todos. Ha desatado su faceta goleadora y está explotando bien su capacidad llegadora. Dembelé parece haber dejado atrás todos sus problemas físicos y está centrado y en forma. Su calidad técnica es abismal y su confianza crece partido tras partido. Con él en el campo, el rival ya no solo se preocupa de Messi. Por último, Pedri, que ha debutado en la élite pero que parece que lleva una década jugando en ella, está llamado a ser el nuevo Iniesta. Conecta muy bien con Messi, activa los ataques culés y no le quema el balón cuando el equipo pide responsabilidades.

Claves

  • La lesión de Araujo sigue pasando factura a un Barça que tiene un déficit muy reconocible en su parcela defensiva. Ya ha vuelto Piqué, pero aún no al nivel esperado y Lenglet está involucionando esta temporada. Es posible que Koeman cambie por completo su zaga.
  • El Sevilla cada vez tiene menos suplentes y eso es gracias a Lopetegui. Ha conseguido armar una plantilla competitiva que cada vez responde mejor. Teniendo en cuenta que el miércoles hay en juego una final, reservará a los más competitivos para dicha cita.
  • El Barça defiende mal el balón parado, por lo que se debe optimizar cada córner o falta lateral.