Bálsamo de confianza en la montaña

Las chicas de Cristian Toro volvieron a sumar tres puntos fuera de casa, esta vez en lo alto de la montaña y en un escenario poco habitual. Desde que estrenarán el año 2021 con victoria en el Felipe del Valle ante las béticas (0-2), las sevillistas no pasaban por una buena racha (2 empates y 2 derrotas). En la matinal de hoy, las hispalenses retomaron a la senda del triunfo ante un equipo agresivo, que viene haciendo las cosas muy bien y que en casa, precisamente, se intenta hacer fuerte con el césped artificial y sus pocos aficionados desde las distintas alturas.

El choque comenzó como se esperaba, con dos equipos dispuestos a llevar el balón a su terreno y a partir de ahí, elaborar la jugada y atacar las dos metas defendidas por dos Noelias. La agresividad y el juego aéreo fueron protagonistas en los primeros compases, con una Carla muy participativa desde el comienzo. En una de las primeras llegadas de las locales, Sara Navarro lo intentaba sin fortuna desde fuera del área. La norteafricana Payne quería entrar en juego por banda, se fue asentando en un terreno diferente y buscó hacer daño con algunos centros que no encontraron rematador en el área chica o, a su vez, fueron despejados por la zaga armera. La joven Esteve también probo suerte, pero atajó bien la guardameta sevillista Noelia Ramos. 

En el ecuador del primer tiempo las eibarresas fueron mejores, sin embargo, las de Cristian Toro se defendieron bien y en una jugada a favor, pudo haber un posible penalti por mano dentro del área, pero la colegiada no vio nada. Al filo del descanso, el Sevilla FC ganó presencia en parcela local, primero con un disparo de Pina alto y desviado, segundo con varias internadas por banda de Payne que volvía a pasar por largo sin nueve rematadora. Las nervionenses atacaban y se aproximaban cada vez más, en una transición rápida que comenzó Pina y disparaba Carla Armengol, las sevillistas se hicieron con el primero en el 45´. Gol psicológico para retirarse a los vestuarios con ventaja (0-1).

El segundo tiempo comenzó como acabó el primero, con el equipo visitante en busca de un nuevo tanto para abrir brecha en el marcador. Claudia Pina sorprendió a Noelia García desde fuera del área y pegó en el travesaño. Poco más tarde, llegaría la segunda diana, obra de Payne, que no perdonó ante la meta armera. El Sevilla FC se vino arriba con el segundo, las locales no cesaron en su intento a pesar de la montaña, nunca mejor dicho, que tenían que ascender. Noelia Ramos despejó una falta del Eibar con todo, y la sueca Karlernas remató de cabeza sin precisión. La primera y única amarilla de las hispalenses fue para Aivi Luik, tras una entrada dura abajo sobre Sara Navarro. Aún faltaba lo mejor de la cancerbera de San Cristóbal de La Laguna, que ejecutó la parada del encuentro a disparo de Kgatlana en un centro botado por Llompart.

Tony Payne estuvo cerca de lograr el segundo premio, pero no lo consiguió. Cristian Toro movió ficha dando entrada a Inma Gabarro, en sustitución de Carla, autora del primer tanto y una de las jugadoras del choque. Las de Dorronsoro insistían, no querían acabar el encuentro de vacío, mientras que las sevillistas dejaban correr el tiempo con combinaciones largas y más sustituciones. Amparito y Pinel entraban al terreno de juego en detrimento de Almudena y Karlernas. A la siguiente acción, Noelia Ramos no pudo evitar el tanto eibarrés, que recortaba distancias por medio de la sudafricana Kgatlana. Quedaban minutos de sufrimiento y para defender el resultado, fruto de la intensidad Toro y Kgatlana se las tuvieron en la banda. Mérida y Maite Albarrán fueron las dos últimas sustituciones defensivas, por Virgy y Nagore Calderón. Aún había tiempo para anotar un tercer gol y sentenciar el envite, con un gran remate de Maite Albarrán a pase de Claudia Pina. Victoria y confianza para lo que viene.