El catalán Xavier Estrada Fernández, de 45 años, arbitró este sábado el encuentro correspondiente a la 28ª jornada en Primera División entre el Real Valladolid y el Sevilla FC disputado en el estadio José Zorrilla, y que finalizó con 1-1. En la sala VOR se encontraba el cántabro Adrián Cordero Vega, de 36 años.

Un total de 27 faltas se señalaron, de las cuales 17 cometió el Real Valladolid, por 10 del Sevilla FC. En cuanto a las amonestaciones, tres amarillas vio el equipo de Sergio González (Olaza, Roque Mesa y Orellana); por una en los de Lopetegui (Bono).

Minuto 40: penalti a favor del Real Valladolid. En la misma jugada se produce un choque de cabezas fortuito entre Diego Carlos y Weissman, a la vez que Rekik le suelta una patada al delantero del Pucela. Desde el VAR avisan al colegiado, este va a revisarlo y lo indica. El penalti existe. Acierto.

Minuto 55: Ocampos pide mano de Olaza en el área. El balón toca en el codo del futbolista local, aunque el brazo lo tiene en la espalda. En este caso ni se revisa en el monitor ni se señala nada. Es una jugada muy dudosa que podría haber acabado de cualquier forma. 

El penalti que pidió el Sevilla

Minuto 92: Diego Carlos pide penalti. La repetición demuestra que un jugador del Real Valladolid aparece y derriba al central sevillista. De nuevo, incomprensiblemente ni se revisa. Este sí nos parece penalti.

Comentar también que Estrada Fernández añadió cuatro minutos tras el 90, algo que se antoja muy escaso tras las múltiples perdidas de tiempo del Pucela, especialmente en la segunda mitad.

Sin más, no se entendió por qué un penalti se revisó en el monitor y los otros dos no. Eso, y muy poco descuento. La nota final es un 4.