El vasco Ricardo de Burgos Bengoetxea, de 35 años, dirigió este domingo el partido correspondiente a la jornada 32 en Primera División entre el Sevilla FC y el Granada CF disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, y que finalizó con victoria sevillista por 2-1. En la sala VOR se encontraba el valenciano Antonio Miguel Mateu Lahoz, de 44 años.

Un total de 25 faltas se señalaron a lo largo del enfrentamiento, de las cuales 11 cometió el Sevilla FC, por 14 del Granada CF. El colegiado castigó en dos ocasiones al conjunto hispalense (Acuña y Koundé), mientras que amonestó tres veces a los de Diego Martínez (Kenedy, Puertas y Montoro).

Minuto 10: gol anulado al Granada CF por falta a Acuña. Acierto.

Minuto 14: penalti a favor del Sevilla FC. Gonalons arrolla al Papu Gómez y la pena máxima existe. Acierto.

Minuto 21: codazo de Germán en la cara a De Jong. El golpe es evidente y ni el colegiado de campo ni el VAR indicaron un penalti que parece bastante claro. Error.

Minuto 88: penalti a favor del Granada CF por mano (codo) de Acuña. De Burgos Bengoetxea no señala nada en directo pero Mateu Lahoz, desde el VAR, le avisa. La pena máxima existe. Acierto.

Lo más surrealista ocurrió al final, cuando el árbitro añadió cuatro minutos sobre el 90 pero pitó el final en el 93′. Los futbolistas del Granada CF se lo recriminaron al colegiado y, unos minutos después, este decide que se tiene que disputar el minuto que falta. Algunos jugadores ya se habían cambiado las camisetas e incluso quitado botas y espinilleras. Pasó un tiempo hasta que todo estuvo listo de nuevo para jugarse los 60 segundos que restaban, dónde no ocurrió nada.

En resumen, consideramos que el colegiado se equivocó al no indicar el penalti sobre De Jong y pitando el final del choque antes de tiempo. La nota final es un 6.

VER ACTA DEL PARTIDO