¿Se puede soñar?

Esa es la pregunta que se hace el sevillista. Tras una victoria agónica ante el Celta por tres a cuatro, el Sevilla FC se coloca a seis puntos del líder Atlético de Madrid. El plantel hispalense no hizo un partido brillante, pero valió la eficacia en ataque para anotar cuatro dianas, una más que el rival. El Celta, de la mano de Aspas, lo intentó una y otra vez, pero se quedó sin premio. Hay Liga. Y para los que son realistas, objetivo casi cumplido.

Un primer acto agónico con cinco goles

El once sevillista que figuraba sobre el tapete de Balaídos demostraba que no era momento para hacer probaturas. Julen -que cumplía 100 partidos al frente del Sevilla FC- optó por su once de gala con ese 1-4-3-3 agresivo y con mucha llegada por los costados. El conjunto celtiña comenzó mejor, más enganchado al ataque. Las asociaciones de los ex sevillistas Nolito y Aspas generaron las primeras acciones peligrosas para los locales. Al Sevilla le costó controlar el esférico, pero poco a poco fue disipando esas dudas iniciales. En ese momento de reacción, si le dejas respirar, te puede matar. Un saque de esquina le hizo falta al club andaluz para abrir brecha. Un centro preciso desde la izquierda botado por Acuña conectó con el gran Koundé para que anotara el primero con un testarazo.

Los de Coudet trataron de dar solución a la inferioridad con una presión adelantada y combinaciones rápidas de lado a lado para apretarles en el espacio a la zaga nervionense. Antes de llegar al ecuador de la primera parte, Nolito encontró a su compañero Aspas para que este fuera derribado por el autor del tanto sevillista y el colegiado canario señalara pena máxima. No falló el de Moaña, que empató el choque. Otra vez a empezar. Quedaba mucha piedra que picar. El Celta no lo iba a poner fácil. En Galicia siempre hay tormenta, esta llegó en forma de corte de emisión. Lo cierto era que el equipo local había anotado el segundo tras un fallo garrafal en una falta a favor del Sevilla FC y una contra que culminaría el mismo Aspas. Nubarrones sobre Vigo.

Ferreyra reemplazó al tocado Mina. Quien atacaba ahora era el equipo andaluz, buscando igualar el envite. El choque agónico invitaba a ver más goles. Así fue. Fernando, tras una pared con Suso, disparó desde la frontal y con un tanto de fortuna empató la contienda. Partido de infarto para aficionados celestes y sevillistas. Interesante, a su vez, para el aficionado neutral. Rakitic, primero, y el capitán Navas, después, lo intentaron sin acierto. Una conexión Brais-Denis ante una defensa floja del cuadro andaluz propiciaría el tercero para los vigueses en la recta final de la primera mitad. Qué horror. Paso por los vestuarios, mirarse a la cara y corregir. Lo necesitaba el Sevilla.

Remontada para soñar en algo grande

El de Asteasu no movió ficha tras el descanso. Sorprendía, cuanto menos, por el partido del croata Rakitic. Necesitaba mejorar en la medular si quería volver a casa con los tres puntos. Si algo aprendieron de la primera mitad fue que atrás no se puede andar con tonterías. Balones en largo en un comienzo trabado e intenso, con una amarilla para Hugo Mallo. Cargaba en ataque el Sevilla, con un ritmo de intensidad mayor ante un Celta volcado atrás. Hernández Hernández amonestó a Diego Carlos con poco sentido, en una falta que se quedó en un golpe entre Navas y Nolito. Ni estaba ni se le esperaba. Si, Ivan Rakitic sería el encargado de hacer el empate a la hora de partido a placer estando libre de marca. Sexto gol del croata en la temporada.

De Jong y Óliver entraron por Jordán y En-Nesyri. Restaba media hora larga y trepidante, todo abierto. También entraba Papu en detrimento de Suso. El partido era un correcalles. Cualquiera podía hacer el cuarto. Más cerca estuvo el cuadro celtiña, que movía rápido y atacaba con su ariete. Bono intervino para evitar el desastre. Pero también lo intentaba el Sevilla, que no había muerto. No tardó el Papu en tocar bola y convertirlo en oro, marcando el 3-4 a falta de quince minutos. Si el partido estaba loco, el final no iba a ser menos. El Celta se aproximaba a la meta sevillista pero se lamentaba, se le escapaba un encuentro donde se había adelantado en dos ocasiones. Finalmente, el duelo acabó con premio para un Sevilla que se puede permitir soñar en grande y que da un paso de gigante para alcanzar el objetivo.

 

 

Datos del partido

  • ALINEACIONES
    • Celta de Vigo: Ivan Villar, Fontan, Hugo Mallo, Aaron, Joseph Aidoo, Tapia, Denis Suárez, Brais Méndez, Nolito, Santi Mina, Iago Aspas
    • Sevilla FC: Bono, M. Acuña, Diego Carlos, Koundé, Jesús Navas, I. Rakitic, Fernando, Joan Jordán, Suso, En-Nesyri, Ocampos
  • GOLES
    • 7': Koundé (0-1)
    • 20': Iago Aspas -p- (1-1)
    • 23': Iago Aspas (2-1)
    • 35': Fernando (2-2)
    • 43': Brais Méndez (3-2)
    • 60': I. Rakitic (3-3)
    • 76': Papu Gómez (3-4)
  • TARJETAS
    • Amarillas: Iago Aspas (10'), Koundé (19'), Hugo Mallo (51'), Diego Carlos (57'), Brais Méndez (74')

Resumen del partido