El Sevilla FC se enfrenta este lunes a un Athletic Club que ha cumplido esta temporada. Levantar la Supercopa de España y llegar a la final de Copa del Rey son dos hitos inalcanzables para la mayoría de equipos, pero que los vascos, de la mano de Marcelino García Toral, han conseguido hacer realidad. En liga la temporada ha sido irregular, pues el propio Marcelino tuvo que hacerse cargo de un barco que iba a la deriva para reconducirlo hasta una zona cómoda de la tabla. Ahora, con 42 puntos y a 7 de los puestos europeos, el Athletic debe decidir si piensa en la próxima temporada o intenta soñar hasta el final con la séptima plaza.

Marcelino llegó a San Mamés para reconducir a un equipo sin identidad. El Athletic, a pesar de haber llegado a una final de Copa del Rey, no dejó buenas sensaciones a final del pasado año y su primer tramo de la actual temporada tampoco fue positivo. Los acontecimientos propiciaron el despido de Garitano y la llegada en enero de un Marcelino que entró por todo lo alto. Los vascos ganaron la Supercopa de España y semanas después consiguieron plantarse en una nueva final de Copa del Rey. Era un tramo de temporada en el que el Athletic Club parecía imparable, con dos finales de Copa por jugar y con un título en el bolsillo, pero poco a poco el castillo de naipes se iba a caer.

Marcelino implantó el 4-4-2 y su seña de identidad de jugar a las transiciones. Su equipo lo asimiló rápido y pareció desde primera hora ser un traje que le iba a su medida, pero a la hora de la verdad, ante la final de Copa frente a la Real Sociedad, no estuvo a la altura. Para colmo, dos semanas después disputó la siguiente edición de Copa y cayó de nuevo, aunque esta vez de forma mucho más clara, frente al FC Barcelona. Fue un punto de inflexión negativo en el equipo vasco, que parece haberse atascado en su juego y estar lejos de su mejor nivel. Ese Athletic es el que se encontrará el Sevilla este lunes.

Con Unai Simón dejando dudas bajo palos, la zaga la conforman Yuri y Capa en los laterales y Yerai e Íñigo Martínez como pareja de centrales. Sin embargo, las recientes lesiones en estas posiciones ha obligado a Marcelino a tirar de hombres como De Marcos, Lekue, Balenziaga y Nuñez. En el centro del campo Dani García es un fijo al que acompaña o bien Vencedor o bien Unai López y en las bandas los elegidos suelen ser Berenguer y Morcillo. La pareja de delanteros que suele ser habitual en las últimas semanas es la de Sancet y Villalibre, aunque Marcelino siempre tira de Williams ya sea en punta o de extremo.

Claves

  • El balón parado y los centros laterales está muy trabajado con Marcelino, al igual que los disparos desde fuera del área, donde el Athletic tiene gente con buen golpeo de balón.
  • Ojo a las transiciones del conjunto rojiblanco. Tendrá que estar atento el equipo sevillista a cada acción de ataque vasca, pues no son ataques constantes pero cuando consiguen correr son muy dañinos.
  • El Sevilla tendrá el balón, pero deberá moverlo a gran velocidad para superar a un Athletic que está cómodo bajo ese rol. Si es el equipo hispalense de la última jornada, no tendrá problemas.