Los buenos compiten siempre

Ganó el Sevilla al Valencia (1-0) en un partido de ritmo veraniego que se vio interrumpido por la entrada de los titulares al campo. En-Nesyri puso el gol de la victoria tras un magistral pase de Fernando. Con esta victoria, la posibilidad de escalar algún puesto en la tabla sigue muy viva.

Con esa previa de partido en la que el siempre hermético Lopetegui deslizaba rotaciones, los primeros 60 minutos, ese ritmo pachanguero... Se preveía tarde tranquila en Nervión, con un Valencia que así sellaba su permanencia y sobre todo, con la posibilidad de abrir el cajón sin tapujos de una vez y ponerte las famosas chanclas. Y así fue durante una hora, hasta que el técnico vasco echó mano de su guardia de corte. Hay futbolistas que por su naturaleza y carrera no entienden de relax.

Sorprendió en cierta medida Lopetegui con la alineación. Un once con 5 novedades que sí justificaban sus palabras en la previa, pero que dejaban en fuera de juego a aquellos que avistaban un once repleto en su totalidad (o casi) de caras nuevas. Un camino intermedio entre titularísimos como Navas, Diego Carlos o En-Nesyri, y otros con menos participaciones en la larga temporada: Escudero, Gudelj, Óliver Torres y Óscar.

Enfrente un Valencia desconocido, sumergido en una burbuja de desolación que lo tiene; aunque sea de forma matemática ya que está virtualmente en primera, en una situación donde a falta de dos jornadas no está salvado con todas las de la ley. Un club que hasta hace no mucho se encontraba en la actual pelea sevillista; cuarto equipo de La Liga, y hace algo más de tiempo ganaba ligas en el Sánchez-Pizjuán. Fútbol y malas decisiones.

Con este guión tan atípico comenzaba el partido, donde el Sevilla tomó una falsa iniciativa por la misma inercia, pero a la que no podemos relacionar ocasiones ni mucho menos un buen juego. Un par de buenas incursiones de Óscar pegado a la banda izquierda, pero sin ningún tipo de peligro debido a la superpoblación che dentro del área, con hasta 5 defensores. Suso también quiso sumarse al de Talavera de la Reina e hizo gala de su buen golpeo desde fuera del área para poner en aprietos a un inseguro Cillessen. Incluso marcó un gol, aunque fue anulado en un claro fuera de juego.

Con este ritmito intranscendente moría una primera mitad mortífera y que nos dejaba pocas y concisas decisiones. Primero, que el Sevilla adolece buenos repuestos en lugares tan sensibles como el mediocentro y la banda izquierda. Y segundo, que la grandiosa temporada  sevillista parecía haber  muerto el domingo en Valdebebas.

Era un clamor entre el sevillismo, incluso el siempre inquieto y nervioso Lopetegui daba muestras de ello, visualizando aparentemente tranquilo el encuentro sentado en el banquillo. Tras la reanudación poco cambió; eso sí, las pocas oportunidades habidas en la primera mitad de parte sevillista ahora eran protagonizadas por el cuadro dirigido por Voro. Fue Gonçalo Guedes, quien parece haberse venido arriba en las últimas fechas mirando a la Eurocopa, el que protagonizó más de una carrera hasta la línea de fondo. Koundé y Diego Carlos estuvieron atentos en las primeras, aunque en una de ellas Manu Vallejo tuvo una gran ocasión, pero su tiro fue dirigido al único lugar que ocupaba Bono en la portería.

Lopetegui se hartó de este guión cansino, e hizo lo más coherente posible. Miro hacia atrás y vio a su escudero Fernando; hoy con un trofeo en la mano, acompañado de Acuña y el Papu. Los tres al campo. Y claro, cuando sacas a futbolistas tan buenos como estos, aunque parezca un partido de pretemporada, te lo ganan.

Ya le metieron un ritmo diferente, acompañados en el incansable Jesús Navas que no entiende de relajaciones, poniendo un balón en la cabeza de En-Nesyri, pero su remate se fue muy lejos. No iba tardar mucho en redimirse. El tractor Acuña empezó a arrollar todo lo que encontraba por su banda, trazó una buena jugada con el Papu, que le dio el balón a Fernando. El brasileño; que está poniéndole la guinda a una temporada de animal, le puso el balón de gol a En-Nesyri, quien esta vez no falló dentro del área. Números cotizadísimos en el mercado: 18 goles en La Liga, un promedio de gol cada 122 minutos, ha marcado el 1-0 en 10 ocasiones... Un pedazo de activo en el club sevillista.

Del gol al final hubo poco resaltable, excepto el grave defecto de la temporada: la gestión de   los largos descuentos. Esta vez no hubo tragedia, pero parece una obligatoriedad que el Sevilla se castigue defendiendo ventajas a escasos metros de la puerta.

Con el pitido final de Estrada Fernández y el reciente triunfo del Atlético, las opciones ligueras del Sevilla han desaparecido. Sí, en la jornada 36, una auténtica pasada. Esos últimos minutos contra el Athletic y el Madrid... Aun así el Sevilla tiene de aquí al final un atractivo desafío, y veremos si lo toma. Con las opciones del título ya esfumadas, la posibilidad de entrar en el podio están ahí, con el refuerzo moral, económico y el billete para la Supercopa que eso supondría. La mentalidad le ha jugado esta temporada una mala pasada al Sevilla, por lo que hoy; cuando el título se ha ido, ya es tarde para pensar en La Liga 2021/22.

 

Datos del partido

  • ALINEACIONES
    • Sevilla FC: Bono, Diego Carlos, Escudero, Koundé, J. Navas, Oliver. T, Joan Jordán, Gudelj, En-Nesyri, Suso, Óscar
    • Valencia CF: Cillessen, Gabriel Paulista, Thierry Correia, Ferro, Lato, Hugo G., Carlos Soler, Manu Vallejo, Gonçalo Guedes, Račić, M. Gómez
  • GOLES
    • 66': En-Nesyri (1-0)
  • TARJETAS
    • Amarillas: Escudero (7'), Gudelj (37'), Carlos Soler (80'), Gabriel Paulista (93')

Resumen del partido