El Sevilla FC visita este domingo al Granada CF, un equipo en plena descomposición que al juego irregular le suma una racha de resultados negativa. No ha ganado aún en liga. Los de Robert Moreno han cambiado el estilo de juego con respecto a la temporada pasada y no terminan de ser ese equipo serio y reconocible que fuera con Diego Martínez. Se encuentran decimoctavos con tan solo tres puntos.

Robert Moreno es un entrenador de la escuela del buen trato de balón, salida desde atrás y juego colectivo. Aspectos interesantes para un equipo que tuviese una base sólida en ese modelo de juego, pero que no ha sido el caso de un Granada que, con Diego Martínez, buscaba más la solidez defensiva y la verticalidad en transiciones. Por el momento su idea no está funcionando, no ha conseguido ganar y si suma una nueva derrota, podría ser sustituido. Utiliza un 4-3-3 que pretende ser propositivo con balón para que el juego ofensivo se realice a través de los jugadores exteriores. Robert Moreno busca circulaciones de balón por dentro que permitan a sus extremos y laterales llegar por fuera, pero los automatismos no están bien implantados y la consecuencia es la de un equipo a medio camino que se parte con facilidad.

En la portería, Luis Maximiano es un fijo y está convenciendo pese a tener que sustituir a un jugador importante en el club granadino como Rui Silva. La zaga la siguen conformando Germán y Domingos Duarte, mientras que por los costados Quini y Escudero serán los elegidos por el entrenador catalán. En la medular, Monchu y Montoro podrían acompañar a Luis Milla, que ocupará la posición de pivote si se confirma la baja de Gonalons. En la delantera, Machís, Luis Suárez y Antonio Puertas tienen todas las opciones de partir de inicio. Tres jugadores complementarios, veloces y potentes que pueden inquietar a la zaga sevillista si no está en su mejor nivel.

Claves

  • Las bajas en ambos equipos pueden ser importantes. En el Sevilla no estará Acuña, mientras que en el Granada está la duda de Gonalons. El Sevilla tiene más recursos para suplir sus bajas, pero la ausencia del argentino sevillista resta profundidad en un partido para ser muy profundo.
  • El Granada está cometiendo muchos errores tanto en la forma de ejecutar su modelo como en acciones individuales. Es un equipo plagado de dudas a las que hay que sumarles la necedidad de puntos. Deberá jugar con eso Lopetegui, ser ambicioso y buscar a su rival desde el minuto uno.