Lopetegui en estado puro

Sacó Lopetegui hoy un once diabólico motivado por las bajas, el parón de selecciones y el partido del próximo miércoles. Tres de cuatro caras nuevas en defensa; Gudelj (un descarte), el debut de Augustinsson y el aportador Karim Rekik. Todo esto añadido a la ausencia de tu hombre-gol. Vamos, todos los ingredientes para volver a tirarse al callejón.

Y a decir verdad, el inicio de partido no dio muchas pistas para cambiar de opinión. El Sevilla se encontró hoy ante un Celta de Vigo ya analizado. Un equipo partido en dos, donde a partir de mediocampo hacia delante solo podemos contar mediapuntas y delanteros. Coudet confía toda su suerte defensiva a Renato Tapia, pero con la baja del peruano los vigueses presentaban hoy un once que invitaba a atacarle con mucha gente.

No lo interpretó así Lopetegui, que volvió a plantear un partido lento y plano (la tónica habitual del Sevilla en sus encuentros fuera de casa). Sólo Jesús Navas y Jordán parecían saltarse este guion, pero sin el acompañamiento de sus amigos hoy vestidos de rojo. Óliver Torres; que se estrenaba esta temporada, era el hombre llamado a hacerlo, pero su bajo nivel físico y esa posición escorada a la izquierda lo dejan muy fuera.

No era capaz el Sevilla de inquietar a una defensa celtiña donde efectivos como Mallo, Aidoo y Dituro sin ser exigidos, ya mostraban indicios de derrumbamiento al mínimo ataque. Tampoco sufría el Sevilla, que tras unos experimentos dubitativos en los primeros compases, estableció a Fernando-Rekik como pareja zaguera con Gudelj por delante. Únicamente Denis Suárez fue capaz de crear una ocasión más o menos clara, pero su disparo fue despejado por Bono. Como nota más llamativa de la primera parte, el debut de Augustinsson. Quizás sea un tema de confianza, pero su primer análisis es que estamos más ante un futbolista de vocación defensiva que otra cosa.

Tras el pitido de la reanudación vivimos los 5 minutos más frenéticos de un partido hasta entonces muy aburrido. El Celta salió con muchas ganas, pudiendo presenciar perfectamente la filosofía Lopeteguiana. Es decir, la media ocasión que me hagan no entra, y la media que tenga a favor va dentro. Nolito hizo una frivolidad en mediocampo, la jugada continuó, y Santi Mina delante de Bono estrelló el balón en el palo.

A partir de ahí Lopetegui reaccionó, sacó al campo tanto a Delaney como Suso. El gaditano (que cuajó sus mejores minutos de la temporada) hizo la jugada característica en la primera que tuvo; recorte hacia dentro y chut. Su disparo se topó con el cuerpo de un defensor celeste, dejando el balón en bandeja a Rafa Mir, que definió de zurda ante la salida de Dituro. Al Sevilla no le marcaron en la más clara pero sí aprovechó la suya.

Después del tanto, Lopetegui sacó del campo al goleador para amarrar el resultado, contando para ello a jugadores que mostraron mucho oficio como Delaney, Suso, Acuña, y un más que buen nivel de Augustinsson. Aquello no se iba a mover, el Celta lo intentó con más corazón que cabeza, disfrutando de la más clara a final de partido. Galhardo se quedó en una posición inmejorable para batir a Bono, pero decidió cedérsela a Aspas quien con la pierna derecha pierde credenciales.

Esta fue la historia de una victoria sin florituras pero con efectividad, rasgo de identidad de la era Lopetegui quien celebró con mucha rabia los 3 puntos. Obvio, se ha hablado y no duden que se hablará mucho de las formas (con razón), pero esta vez no habrá dramas por dos semanas. Sólo faltan tres días para el siguiente partido, menos mal. Y ese sí que es importante. Lille.

 

 

Datos del partido

  • ALINEACIONES
    • Celta de Vigo: Dituro, Jeison Murillo, Javi Galan, Hugo Mallo, Joseph Aidoo, Denis Suárez, Nolito, Beltrán, Brais Méndez, Santi Mina, Iago Aspas
    • Sevilla FC: Bono, Rekik, Fernando, J. Navas, Augustinsson, Joan Jordán, I. Rakitic, Gudelj, Rafa Mir, Oliver. T, Ocampos
  • GOLES
    • 54': Rafa Mir (0-1)
  • TARJETAS
    • Amarillas: Brais Méndez (2'), I. Rakitic (11'), J. Navas (38'), Joan Jordán (62'), Iago Aspas (89')