El Sevilla FC recibe este sábado al Alavés de Javi Calleja, un equipo que en las últimas semanas parece haber despegado, pues no pierde desde hace cinco jornadas. Los babazorros se caracterizan por practicar un juego basado en el orden sin balón y los centros laterales, donde tienen a su principal referencia, Joselu, sacando partido de cada uno de ellos. Se encuentran decimocuartos con 13 puntos.

Javi Calleja no ha tenido un inicio sencillo en Mendizorroza esta temporada. Su Alavés, que intentaba ser un equipo más protagonista con balón que en otras temporadas, no terminaba de cuajar y los resultados le lastraban jornada tras jornada llegando a acumular cinco derrotas consecutivas. Sin embargo, el entrenador madrileño parece haber dado con la tecla. Desde su caída en casa ante el Betis, el Alavés no conoce la derrota. Venció en Cádiz y empató en el Camp Nou, además de resolver sus dos últimos partidos en Mendizorroza.

La mejoría parece haberse fraguado desde el 4-2-3-1,  con Lejeune y Laguardia como centrales, Aguirregaviria y Duarte como laterales y Pacheco en la portería. En el centro del campo Loum, Pere Pons y Tony Moya serán los elegidos, aunque el catalán será el que adelante su posición a zonas de media punta. Los costados serán para Rioja y Pellestri, aunque también podría jugar Edgar en dicha posición. Arriba, no hay ninguna duda. Joselu será el delantero elegido y principal referencia del juego ofensivo vitoriano.

Claves

  • Calleja propondrá un ritmo intenso en los suyos con mucha segunda jugada y balón dividido. Importante que los de Lopetegui igualen la batalla física sin balón, pues con balón tendrán mucha más fases de dominio que su rival.
  • Calleja no suele pedirle a los suyos que presionen alto y eso lo puede aprovechar el conjunto de Lopetegui para acumular mucha posesión en campo rival. Eso sí, deberá ser una circulación rápida y dañina, como la que se vio en el derbi.
  • El balón parado del Alavés es poderoso, así como en los centros laterales. Joselu es la principal referencia, ganador de casi todos los balones aéreos y rematador de los mismos. Frenando su actividad, se frena al ataque blanquiazul.