NI EL ÁRBITRO PUDO CON EL 'NUNCA SE RINDE'

El Sevilla FC sacó un empate en el Ramón Sánchez-Pizjuán bajo un fortísimo aguacero y tras un arbitraje pésimo que condenó a los de Julen Lopetegui. Un postrero gol de Rakitic acabó con la fortaleza defensiva de un Alavés al que le salió todo en su visita a Nervión. Los nervionenses protestaron varias acciones en área rival mientras que el segundo tanto vitoriano vino de un discutible penalti por manos de Lucas Ocampos.

La primera clara ocasión del partido fue para el cuadro sevillista. Oliver Torres servía un gran balón para Idrissi, gran novedad en el once, y el extremo marroquí tiraba por la borda la acción mermado por su falta de ritmo. El Alavés no tardó en golpear. Joselu avisó a los sevillistas en un balón que tuvo que mandar a saque de esquina Bono y en el córner fue Laguardia el que entró con todo para fusilar a Bono y poner por delante a los suyos. Tocaba remar e ir a contracorriente.

La primera parte del Sevilla fue, posiblemente, una de las más completas de la temporada, lo normal cuando el equipo juega en casa. La más clara fue para Rafa Mir, que sigue enemistado con el gol y volvió a dejar mucho que desear. Su taconazo a centro de Montiel se marchó rozando la madera. Pero el Sevilla no tiró la toalla. La lluvia hizo acto de presencia en Nervión justo antes de que Ocampos hiciese el 1-1 tras finalizar con un buen remate alto una gran jugada colectiva. 

El final de la primera parte fue una película de terror para los nuestros. Rafa Mir volvió a tener el gol en su cabeza pero se encontró a Pacheco justo antes de que el colegiado, segundos después de una falta inventada señalase, no sin antes pegarse su ratito en el VAR, unas manos de Ocampos que vuelven a demostrar que el fútbol cada día empieza a distar más de lo que conocieron nuestros mayores. Joselu lanzó y anotó un remate que cerca estuvo de cazar Bono. El Alavés, de forma inexplicable se iba al descanso con ventaja gracias a la inestimable ayuda del colegiado gallego, que llegó a Nervión con la lección bien aprendida.

La segunda parte fue un querer y no poder para los chicos de Julen Lopetegui. El campo, totalmente encharcado, ayudaba poco o nada al fútbol de los nuestros y el colegiado, dispuesto a todo, tampoco se mostraba por la labor. Aún así el Sevilla tiró de orgullo. Y las ocasiones no pararon de sucederse sobre la meta vitoriana. Diego Carlos en un remate de plancha se acercó, Rafa Mir tuvo ocasiones como para salir de Nervión como bota de oro y Rakitic, inexplicablemente, lanzó a las manos de Pacheco una gran dejada de Munir que, como siempre cuando está por la labor, dejó destellos del futbolista que es.

Pero el Alavés no se llevó la victoria porque el Sevilla le debía una alegría a los casi 10.000 valientes -ríete tú de los que piden la ampliación del Estadio- que aguantaron el chaparrón en todos los sentidos. Rakitic recogió un balón muerto en el área y de disparo cruzado hizo justicia en el luminoso. Tuvo el Sevilla la remontada en la cabeza de Munir, pero el hispano-marroquí no atinó y Pacheco salvó en la línea el gol que hubiese supuesto la victoria hispalense.

Los sevillistas siguen con su buena racha de resultados en Liga a pesar de que a muchos no les haga ni pizca de gracia verlos en esa zona privilegiada de la tabla. No interesa. El martes, ante el Wolfsburgo a las 21:00 los de Julen Lopetegui buscarán una victoria que evite el descalabro europeo. Final a un partido cuando peor se ven las cosas en el Ramón Sánchez Pizjuán.

 

Datos del partido

  • ALINEACIONES
    • Sevilla FC: Bono, Augustinsson, Koundé, Diego Carlos, G. Montiel, Joan Jordán, Fernando, Oliver. T, Rafa Mir, Idrissi, Ocampos
    • Deportivo Alavés: Pacheco, Martín, R. Duarte, Laguardia, Lejeune, Edgar, Toni Moya, Loum, Pere Pons, L. Rioja, Joselu
  • GOLES
    • 5': Laguardia (0-1)
    • 38': Ocampos (1-1)
    • 52': Joselu -p- (1-2)
    • 92': I. Rakitic (2-2)
  • TARJETAS
    • Amarillas: Loum (45'), Ocampos (51'), R. Duarte (50'), Rafa Mir (60'), Edgar (73'), Lejeune (89'), I. Rakitic (95'), Fernando (95')