Todavía siento en mi cara las lágrimas de felicidad de Eindhoven recordando a mi abuelo Manolo. Aun conservo el abrazo de…