No me ofenden las barbaridades que suelta usted, Antonio Félix, ya sabrá que no hace daño el que quiere sino…