Nunca me fascinó el fútbol brasileño. Quizás por horario, por ritmo o por alicientes para visionarlo, yo nunca fui un…